24 febrero 2006

Hola
Ufff... como tenía ganas de escribir parece (si se fijan he posteado 3 veces el mismo día), en fin, espero seguir con tanto ánimo para todo durante el año.
¿Qué les quiero contar? hace unos días leyendo mis blogs favoritos desde mi notebook con Linux (lo voy a formatear para probar algunas cosas nuevas), usando el programa Liferea (un muy buen RSS Reader), me encontré con que don Franco Catrín, el gurú de Linux que participara en el programa TVNauta que daban en UCVTV, estaba de cumpleaños y planteaba algo desde su blog que a mí me ha dado vueltas hace años en mi cabeza.
Sabido es por muchos, he ignorado por otros tantos que Chile tiene una buena fama de prohibir la entrada de grupos rock para relizar sus shows y no estoy hablando de la época en la que gobernaba Mr Pin8 Riggs, sino ya llegada la esquiva democracia, p. ej: la maldita vez en que se prohibió la entrada a Iron Maiden (una de las más grandes bandas de heavy metal y mi favorita a gusto personal) en 1992 a razón de considerarlos satánicos y entregar mensajes negativos a la juventud, cuantos avisos, reportajes se han hecho sobre la mala influencia del rock o metal como quieran llamarlo, de grupos satánicos, violentos, que incitan al suicidio y otras cosas.
El asunto es que hace unos días le habían negado la posibilidad de tocar al grupo Deicide, agrupación death metal norteamericana de marcadas tendencias anticristianas, pero de una buena y brutal técnica, el asunto fue que por los afiches que contenían imágenes muy fuertes y algunos se extasiaron contando las atrocidades de este grupo.
El punto es que si fuera por grado de influencia, deberíamos estar horrorizados pues en una fiesta o discotheque, debieran andar todos apareándose como animales si obedecieran las letras del reggaeton o el ritmo de moda (han escuchado las letras de esas canciones?).
Hay momentos en que cansa siempre andar escuchando que aquí o allá alguien cometió una imbecilidad influido por la música, sea cual sea, las causas son otras: abandono familiar, baja autoestima, violencia, que lo pueden llevar a las dorgas y al final la música es solo la excusa, una vávula de escape para alguien que tiene problemas y vacíos en su mente y corazón.
Yo a mis 32 años, he escuchado rock, metal, heavy, hard, death, black, etc, de eso ya han pasado casi 20 años (quizás cuantos más seguiré...pero no parece querer acabar) y nunca la música me hizo pegarle a alguien, patear un perro o alguna otra tontera. En casa nunca prohibieron algún grupo o música, es más compartía puntos de vista con mi madre y mi padre solo pedía menos volumen por favor!!!. Además me considero una buena persona, buen hijo y esposo y si las cosas se dan, quizás un futuro chocho y buen padre que espera poder rockear con su hijo... (soñar no cuesta nada y es gratis). Respeto los otros puntos de vista, pero a mí de estupideces mejor no me hablen...o ¿acaso el cura Tato, los pastores evangélicos norteamericanos que robaban a sus fieles en las campañas de TV, los gobiernos que matan a su gente, escuchaban todos juntos death metal al anochecer bebiendo sangre de gato negro?..por favor... si los malos son malos con corbata, sotana o uniforme.
En esta historia no podía faltar mi hermano, Carlos, con quien he compartido hasta hoy, horas y horas, primero de cassettes (piratas y originales), luego las cintas vhs de conciertos y videos, más tarde CD's y mp3, ahora último DVD's de excelente música!!!
Ya para terminar solo quiero dejar claro que NO pretendo hacer la apología del rock que también tiene lo suyo...solo expresar mi lado de la historia.

saludos.

PD1: Para KAKOK... Brothers of metal we'll always be there!!!
PD2: Rock'n roll all nite, party every day!!!
PD3: For Those About to Rock We Salute You!!!
PD4: I'm running Free...Yeah!!! Up The IRON'S!!!

4 comentarios:

Joup dijo...

interesante, te felicito por el post, blood brother :D interesante!! :D... bye te cuidas

Samuel Sepúlveda (SSC) dijo...

hola
ok... creo que hay muchos en este mundo que pensamos y somos asi, stay heavy!!!
saludos.

Carlos dijo...

Buena compadre. Yo fui a Deicide. Incluso comenté el recital. Yo, al igual que tú he estado en esto del rock y el metal desde hace rato. Ahora, con 34, sé que no va acabar jamás.

Samuel Sepúlveda (SSC) dijo...

Hola carlos
al parecer somos más de los que el resto piensa.
saludos
Stay heavy!